Nova, un viaje interestelar de SuNFAiA

La banda madrileña SuNFAiA nos vuelve a zambullir en su último LP Horizonte de Sucesos (2019), tras superar el pequeño parón provocado por la pandemia, con un nuevo y sorprendente vídeo, y una nueva formación. Esta vez SuNFAiA son: Aitor Gascón, Jorge Falcones, Daniel Enríquez y Karra Gahete, como nuevo guitarrista.

Hay preguntas que seguramente la humanidad nunca sea capaz de resolver. Ni siquiera teniendo a su alcance todos los avances en ciencia posibles, o imaginables. Sabemos que hoy en día se estima que tan sólo hemos explorado el 5% de nuestros océanos. Con lo que haciendo una cuenta simple, tenemos un 95% de profundidades incógnitas, en un manto acuático que cubre la mayor parte de nuestro planeta.

Nuestro planeta, nuestra casa, todavía guarda secretos. Secretos tan ocultos como el de nuestra existencia, como el del sentido de nuestras vidas. Misterios generados por las propias preguntas de unas mentes que empezaron a despegarse de las inquietudes meramente fisiológicas hace miles de años. Preguntas que en realidad nunca han encontrado una respuesta, sólo interpretaciones, ideas, dogmas, que a su vez han dado lugar a religiones y confrontación. (Así de simples somos…)

Una de esas ideas, una de esas creencias, es la de la reencarnación, la de concebir nuestra existencia como un continuo bucle infinito tan extenso como el propio tiempo. Y es esa creencia con la que juega Sunfaia en su tema Nova. El nacimiento de una persona desde un limbo oceánico-espacial, principio y fin en el que el ser no es tangible, sino una especie de bolsa de energía flotante y etérea. “No puedo ver mi cuerpo anclado a la estela de mi ser” Reza la canción en su comienzo. Es decir, no hay cuerpo, sólo una estela mágica de conciencia que vaga por una “inmensa oscuridad”, similar a la del líquido amniótico materno, pues a pesar de dicha inmensa oscuridad, nuestro cronista parece a gusto en él: “Esta aspereza silenciosa méceme en este sombrío calor”.

Esa paz de repente se ve truncada por el nacimiento, convertido en un acto violento, pues destruye esa quietud de felicidad para construir un nuevo ser físico, una nueva vida tal y como la entendemos: “Igual que un pez en una red mi ser quedó atrapado en una membrana de tendones y huesos”

Y entonces, es ahí donde comenzamos nuestra vida terrenal, nada despreciable, pues es la única certeza que nosotros pobres humanos tenemos, que vivimos y que algún día moriremos. Pero en la que durante el transcurso de la misma nos iremos impregnando de lo bueno y de lo malo, de las virtudes y de los vicios, ya sean ajenos o propios: “Dispuesto a amar, dispuesto a odiar”.

Toda esta liturgia poética de las letras de Sunfaia se apoya esta vez en las imágenes recolectadas por el realizador coruñés Juan Mayo, que durante varios meses estuvo recorriendo diferentes provincias gallegas, para atrapar sus paisajes nebulosos y costas palpitantes, en pro de acompañar con su relato visual, la inquietante canción de Nova, que ahora nos regalan en forma de videoclip.

Un videoclip que es un viaje por Galicia, y a la vez un viaje interestelar, más allá de la vida y la muerte, más allá de nuestra propia existencia. Y un viaje sin retorno, pues como bien dice la canción “una vez dentro, no hay marcha atrás”.


Visita nuestras Ofertas

Deja un comentario